lunes, 24 de junio de 2013

CHULETINAS DE CORDERO EMPANADAS


¿Será verdad que por fin llega el verano? Esperemos que sí, porque de lo contrario cuando quiera llegar ya es otoño otra vez. Así que no perdamos el tiempo y a por la tumbona y la fiambrera, playa y montaña, nada de guisos laboriosos que nos tengan atados en la cocina, que para eso ya está el crudo invierno.
De modo que siguiendo la máxima anterior, esto de hoy ni es receta ni nada, más bien una alternativa al típico filete empanado de las meriendas campestres.

Necesitamos:
  • Chuletinas de cordero
  • Sal, pimienta, ajo…
  • Huevo batido
  • Pan rallado

Mi modo de hacerlo:
Pues eso, adobamos las chuletinas con sal, pimienta, ajo o lo que nos apetezca (yo suelo ponerles un hilo de aceite de oliva).
Las pasamos por huevo batido y pan rallado y las freímos. Y nada más.

Aprovecho para desearos un feliz y bronceado verano, no sé cuándo retomaré el blog, porque me voy unos días de VACACIONES, a secar al sol.
Sea cuando sea, gracias a los que tenéis el humor de leerme y a los que ya me dijisteis que probasteis alguna receta y que además gustó. GRACIAS DE VERDAD.


lunes, 17 de junio de 2013

BIZCOCHO CEBRA


Últimamente casi no veo Canal cocina, pero hace unos días tuve la suerte de poner la tele justo cuando Lorraine Pascale se disponía a preparar este bizcocho.
En un abrir y cerrar de ojos lo tenía listo, sin necesidad de batir, simplemente mezclar los ingredientes, con un corte de lo más vistoso y según decía ella, delicioso.
Después de haberlo hecho, puedo afirmar que sí, está muy bueno.
Lo que lleva un poco de tiempo es ir alternando las dos masas en el molde, pero ya veréis que es muy fácil.

Ingredientes:
  • 250 gr. de aceite (yo utilicé de girasol)
  • 250 gr. de azúcar
  • 100 ml. de leche
  • 4 huevos grandes
  • 1 cucharadita esencia de vainilla
  • 175 gr. de harina + ½ sobre de levadurina
  • 125 gr. de harina + 25 gr. de cacao + ½ sobre de levadurina
  • Ralladura de una naranja para la mezcla de chocolate

Modo de hacerlo:
Ponemos en un bol grande, aceite, azúcar, leche, huevos y la esencia de vainilla. Removemos hasta mezclar bien (no batir).
Dividimos la mezcla en dos partes iguales.
A una de ellas le añadimos los 175 gr. de harina con el medio sobre de levadurina. Mezclamos hasta integrar.
A la otra mitad de masa le ponemos los 125 gr. de harina con los 25 de cacao y la levadurina correspondiente. Le añadimos la ralladura de una naranja. Mezclamos.
Cogemos un molde redondo de unos 26-28 cm., lo engrasamos y podemos poner un papel de horno en el fondo para facilitar el desmoldado.

Vamos a darle forma:
Partimos del centro del molde, ponemos una cucharada grande (tipo cucharón de servir) de una de las mezclas, cogemos una cucharada de la otra y la vertemos justo en el centro del molde, o sea, en el medio de la masa que acabamos de depositar y así sucesivamente hasta terminar.
De esta forma, la propia masa se irá empujando formando un círculo de cada color.
También podemos poner las masas en dos mangas pasteleras.
Lo que sí es importante, es procurar echar la misma cantidad de cada masa, para no encontrarnos al final que nos queda más de una que de otra.
No sé si me expliqué…
Horneamos en horno precalentado a 160-170 grados unos 25-30 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio.




jueves, 13 de junio de 2013

QUESO FRITO SOBRE PISTO DULCE


Cuando "la mi Laura" vea esta foto me va a decir que está mal enfocada ¡qué le vamos a hacer!
Entre que no tengo ni repajolera idea de fotografía y el "empeño de la cámara" en moverse justo cuando yo pulso el botón de disparar, es que no hay manera…
Eso sí, la ventaja de ser una total ignorante en la materia hace que tampoco veas los defectos, al menos a mí me pasa.
Supongo que la solución pasaría por hacer un curso de fotografía, pero sospecho que va a llevar implícito que una simple cámara compacta digital, como la que yo tengo, no te va a dar las prestaciones para conseguir un buen resultado. Y la verdad, no está la economía como para gastos colaterales…
Así que, mientras se distinga lo que hay en el plato, ya me conformo. De todos modos, en esta receta lo de que esos triángulos sea queso y no otra cosa es cuestión de fe…

La primera vez que comí queso frito fue en Fuerteventura, en todos los restaurantes a los que fuimos lo tenían en la carta, en algunos lo acompañaban de mermelada de tomate y en otros de miel de palma, en ambos casos resultaba delicioso, la verdad.
El queso que utilizan es queso de cabra que se produce en la isla.

Lo del pisto dulce tiene su explicación: por un lado, tenía envasados unos botes de pisto que no me había salido especialmente bien y por otro, un tarro de mermelada de pimientos, regalo de mi compañera Charo.
Resumiendo: para mejorar la textura del pisto se me ocurrió ponerle unas cucharadas de la mermelada y el resultado nos encantó; predominaba el sabor dulce de la mermelada y con el queso nos pareció que quedaba estupendamente bien.

Necesitamos:
  • Queso semicurado o tierno (yo utilicé semicurado de cabra)
  • Harina, huevo y pan rallado para rebozar.
  • Pisto dulce, mermelada de tomate o pimiento, miel… para acompañar

Mi modo de hacerlo:
Cortamos el queso en triángulos (por ejemplo), lo pasamos por harina, huevo y pan rallado.
Ponemos abundante aceite en una sartén pequeña, cuando esté bastante caliente, freímos el queso (prácticamente vuelta y vuelta), echando pocas porciones de cada vez.
Servimos junto con el acompañamiento escogido.

NOTAS:
En cuanto al grosor del queso, calculo que lo cortaría de 1/2 centímetro o poco más, bueno unos más gordos que otros, la verdad.

viernes, 7 de junio de 2013

BIZCOCHO DE LIMÓN CON BUTTERMILK (suero de leche)



Estoy que no quepo en mí con mi nuevo molde americano marca Nordic Ware.
Aunque no os lo presenté en ese momento, ya apareció en el bizcocho cuatro cuartos, recién estrenado. Todo lo que dicen de él es verdad, cocción uniforme, desmoldado impecable, un color tostado precioso en los bizcochos y qué me decís de la forma. It's so beautiful.
Desde luego, le espera un duro trabajo, aunque hace unos días me traje a casa un fuerte competidor, un molde alargado tipo plum-cake tamaño XXL, bastante más barato por cierto y que también me tiene encandilada.
Menos mal que esta temporada unos cuantos bizcochos acaban en la cafetería de mi marido, porque de lo contrario no sé qué iba a ser de nosotros...

Necesitamos:
  • 200 gr. de mantequilla en punto pomada
  • 350 gr. de azúcar
  • 4 huevos grandes
  • Ralladura de un limón
  • 250 gr. de buttermilk (suero de leche)
  • 350 gr. de harina
  • 1 sobre de levadurina
  • Una pizca de sal

Modo de hacerlo:
Lo primero es preparar el buttermilk, para ello simplemente tenemos que añadir a los 250 gr. de leche, el zumo de medio limón. Mezclar y dejar reposar unos 12 minutos.
Mezclamos la harina con la sal y la levadurina, tamizamos y reservamos.
Batimos la mantequilla un poco y añadimos el azúcar. Batimos bien.
Incorporamos los huevos de uno en uno, batiendo cada uno sin agregar el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado. Ponemos la ralladura de limón.
Incorporamos un tercio de la harina, y seguimos batiendo a baja velocidad. Añadimos la mitad del buttermilk, otro tercio de harina, el resto de buttermilk y finalizamos con harina, batiendo siempre a baja velocidad.
Vertemos en un molde engrasado y cocemos en horno precalentado a 160-180 grados unos 50-55 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio.

Fuente: La cocina de Piescu


NOTAS:
El suero de leche (buttermilk) lo que hace es dar esponjosidad al bizcocho. En este caso, desde luego, así fue. Estaba realmente jugoso y con un sabor fantástico. La textura del buttermilk es como de leche cortada y se utiliza tal cual, sin colar.
En cuanto al horno, ya sé que la franja de temperatura (160-180) que pongo, es muy amplia; el motivo es que en la receta original ponen a 180, pero por sistema, yo horneo los bizcochos a 160 grados, calor arriba y abajo, que es como en mi horno quedan cocidos por dentro y necesitó unos 55 minutos. Ya sabéis, el tema horno es todo un mundo.
En cuanto a la cobertura, le puse azúcar glass, aunque queda perfecto sin nada.
Para los amantes del sabor potente a limón, quedaría genial barnizado con una glasa preparada con zumo de limón y azúcar glass (2 cucharadas colmadas de azúcar por una cucharada de zumo).


lunes, 3 de junio de 2013

ENSALADA DE GARBANZOS


Confieso que es la primera vez que hago una ensalada de garbanzos, pero a la vista del resultado, no va a ser la última.
Como todas las ensaladas, admite múltiples combinaciones; en mi opinión, ésta que os propongo combina bastante bien y es fácil que tengamos todos los ingredientes en la despensa.

Necesitamos: (para 3/4 personas) 
  • Un tarro de garbanzos cocidos
  • Un tarro de pimientos asados
  • 3 ó 4 zanahorias cocidas
  • 1 tomate pelado
  • 2 huevos cocidos
  • 1 lata de atún
  • 1 lata de mejillones
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra 

Mi modo de hacerlo:
Empezamos por los garbanzos: podemos cocerlos para la receta, utilizar un bote de los que vienen ya cocidos o como en mi caso, usar un tarro que tenía envasado de una vez que cocí de más, precisamente para dejar unos tarros preparados.
Si tenemos pimientos asados caseros (aquí la receta) perfecto, en caso contrario, un tarro de los comprados.
Cocemos las zanahorias en cuadraditos con un poco de sal.
Cocemos los huevos.
Pelamos el tomate y lo cortamos en cuadraditos.
Preparamos la vinagreta para el aliño, mezclando bien la salsa de soja y el aceite.
En principio, no pondremos más sal, puesto que casi todos los ingredientes ya tienen algo y la salsa de soja también aporta sal.
Ya sólo nos queda juntar todos los ingredientes troceados, regar con la vinagreta y poner los mejillones por encima.  



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...